Rúbrica.. Vacíos que se llenan, Por Aurelio Contreras Moreno 

Rúbrica
Vacíos que se llenan
Por Aurelio Contreras Moreno

La ola de violencia que tiene aterrorizadas varias regiones del país es tan delirante
como la ceguera de quienes tienen en sus manos la responsabilidad de garantizar
la seguridad pública, pero prefieren mirar para otro lado.
Entidades como Guerrero y Michoacán son auténticamente tierra de nadie,
territorios donde la ley es la de los criminales asesinos que han borrado al Estado,
que por obra y omisión han entregado el control a esos grupos, en todos los
niveles de gobierno.
Eso no es otra cosa que la prueba contundente del gran vacío de poder que existe
en México, irónicamente en el sexenio en el que el gobierno más lo ha
concentrado, pero que claramente ha dejado pasar y hacer a los delincuentes, ya
sea por incapacidad o por complicidad.
Al mediodía de este lunes, un grupo de sicarios fuertemente armados dejaron
esparcidos los restos de al menos dos hombres, desmembrados, en el parque
central del municipio norveracruzano de Cazones de Herrera, frente al palacio
municipal, a la vista de las personas que transitaban por ahí para hacer su vida
cotidiana. Y para hacer más visible su desafío, los delincuentes dispararon las
metralletas que llevaban consigo. No solo para sembrar terror, sino para
evidenciar que ahí no hay más autoridad que la suya.
Indescriptiblemente, esas escenas de cabezas, torsos, brazos y piernas tirados en
la vía pública se han vuelto, por desgracia, parte de la cotidianidad de muchos
poblados en el estado de Veracruz. La zona norte de la entidad con mayor
frecuencia y salvajismo en las últimas semanas, aunque en realidad en cualquier
región están ocurriendo hechos similares.
La respuesta del gobierno de Veracruz, como la de todos los órdenes de gobierno,
es tan timorata como siempre. “No habrá impunidad”, juran, mientras en sus
inútiles mesas de “construcción de la paz” destacan en sus informes, como el de
este mismo lunes, que habían pasado ¡dos días! sin registrase homicidios en la
entidad. La estadística se les volvió a pudrir.
“En política, los vacíos se llenan”, dice una conocida frase del argot de la propia
política, que explica lo que ha sucedido en México ciertamente no solo en este
sexenio. El gobierno fue cediendo espacios a la operación del crimen organizado
hasta convertirse en una verdadera amenaza para su propia viabilidad desde hace
por lo menos 40 años. Y sin que resulte realmente una coincidencia, algunos de
los responsables de aquellas añejas complicidades siguen vigentes en la política
actual, lo cual explica muchas cosas y es sintomático del desastre que se vive en
nuestros días en el país.
Las consecuencias de esa renuncia gobernar más allá de la propaganda, son
pavorosas. México es un río de sangre en el que cada vez más seguido, los
criminales retan al Estado mexicano con demostraciones dantescas de brutalidad,
en sus narices y a plena luz del día.

Ninguna autoridad está, a estas alturas, dispuesta a restablecer el estado de
Derecho, al grado que se le ha dejado esa tarea a quien se atreva a asumirla.
Como la Iglesia Católica en el caso de Guerrero; o como la sociedad civil en plan
de autodefensa y justicia por mano propia en varias zonas del territorio nacional.
Y ese vacío, provocado por un gobierno alcahuete e irresponsable, está poniendo
en serio riesgo las elecciones de este año.
El “defensor de oficio” de Nahle
Como si no le hubiese “llovido” todo el fin de semana por el tema de su mansión
en “El Dorado”, a Rocío Nahle le salió un “defensor” que, “oficiosamente”,
pretendió “explicar” el origen de la lujosa propiedad y, como todos los demás
pagafantas de la semana pasada, terminó por “empinarla” todavía más.
Porque el hecho de que sea Javier Duarte quien te salga a defender –y a
confirmar que la “casita” sí es tuya- no es precisamente algo que mejore tu
imagen.
Pero también explica muchas cosas.
Email: aureliocontreras@gmail.com
X: @yeyocontreras

Noticias relacionadas