Consuelo Duval revela que terminó la relación con su novio de 26 años porque la «ghosteó»

Consuelo Duval reveló hace poco que estaba saliendo con un joven 30 años menor que ella, algo que fue aplaudido por sus compañeras de «Netas Divinas» y habló sobre lo feliz que la hacía, sin embargo, esto llegó a su fin, según lo que la conductora dio a conocer.

Recientemente, cada vez es más común ver que mujeres salgan con hombres menores que ella, algo que han tomado como sinónimo de libertad de tener una relación con quien quieran, como actualmente lo está haciendo Susana Zabaleta al aceptar abiertamente que mantiene una relación con Ricardo Pérez, a quien le lleva 30 años.

¿Por qué terminó la relación entre Consuelo Duval y su novio joven?

De acuerdo con lo que dio a conocer Consuelo Duval en abril pasado, había estado saliendo con un joven de 26 años y ella misma aseguró que es «puro colágeno», algo que fue celebrado por Galilea Montijo, Paola Rojas y Daniela Magun, quienes le restaron importancia a la edad.

Salir con este tipo me costó mucho trabajo contra mi propia mente o sea que ya lo que digan los demás está de más, si yo ya pude conmigo y con mi cabeza ¡hablen! 26 añitos tiene mi amor, el padrastro de mi hijo es menor que mis hijos»

Sin embargo, hace poco, la actriz de la «Familia P. Luche» dio a conocer que esta relación se terminó, en sus propias palabras, dijo: «Me ghosteó, dijeran los chamacos».

Y es que de acuerdo con Consuelo Duval, esa relación representaba peligro debido a que ella se consideraba «muy grandota» y a él «muy chiquito» y se podría complicar si llegaban a sentir algo más:

¿Qué tal si nos enamorábamos muy profundamente? Sí, estaba divino. Ahora busco paz, estabilidad, no olores, no ruidos, más que los de mis perros”

¿Qué es «ghostear»?

Aunque esta práctica ha existido por mucho tiempo, ahora existe un nombre para ella y es «ghosting» o «ghostear», que es una adaptación a la palabra fantasma en inglés, por la forma en que ocurre el abandono.

Esto ocurre cuando existe una relación ya sea cara a cara o port internet, todo parece ir en orden y que el vínculo fluye a la perfección, pero repentinamente, una de las personas deja de contestar, puede que la haya o no, bloqueado, sin embargo, esto sucede sin previo aviso.

Esta acción suele causar ansiedad y muchas dudas en la persona afectada, pues no sabe si hizo algo malo y comienza a pensar en diversos escenarios de por qué fue «ghosteada», lo cual va de la mano con el tema de la responsabilidad afectiva de la otra persona.

Esto quiere decir que cuando alguien deja de contestar sin explicación alguna y de repente cuando solían compartir un vínculo, es que no hay responsabilidad afectiva de su parte, por lo que al querer terminar con un vínculo, lo ideal es siempre hablarlo y no desaparecer, ya que esto puede afectar mucho a la víctima de «ghosting».

Noticias relacionadas