Rúbrica; Discriminación criminal, Por Aurelio Contreras Moreno

A estas alturas resulta absurdo tener que explicar el papel fundamental que ha
jugado el personal de todo el sector salud para la atención y contención de la pandemia por la covid-19, tanto en México como en el resto del mundo.
Y cuando hablamos del sector salud hay que considerar a todos quienes trabajan
en la primera línea de atención en hospitales, clínicas, consultorios, tanto públicos
como privados, y que van desde los médicos de cualquier especialidad hasta
enfermeras, el personal de mantenimiento, intendencia y limpieza e incluso a
quienes reciben en mostrador a los pacientes.
Absolutamente todos son importantes en esa cadena y de la misma manera, todos
por igual han estado y siguen expuestos cotidiana y directamente al virus y al
riesgo de contagiarse. Las cifras exhiben la magnitud de lo que han tenido que
enfrentar sin descanso y en muchos casos a costa de su propia vida, desde hace
un año.
México ocupa el nada honroso primer lugar en fallecimientos de personal médico
en todo el continente americano a causa del coronavirus SARS-CoV-2. De
acuerdo con el informe más reciente de la Organización Panamericana de la
Salud, entre enero de 2020 y el 10 de marzo de 2021 habían muerto en nuestro
país tres mil 534 trabajadores de la salud.
Esta cifra representa el doble que en Estados Unidos y casi la mitad del total
(47.82 por ciento) de todo el continente americano, que hasta ese corte reporta
siete mil 389 muertes de personal médico. Ni Brasil, a pesar de su desastroso
manejo de la pandemia –similar al de México en irresponsabilidad, mitos y
prejuicios- vive un escenario como éste para su personal de salud.
Por ello resulta increíble, indignante y de una mezquindad fuera de toda
proporción que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no solo no haya
continuado y completado la vacunación del personal médico del sector público,
sino que se niegue a proporcionar el biológico a los trabajadores de la salud del
sector privado, bajo argumentos grotescos, irracionales, cargados de prejuicios,
resentimientos y complejos que rayan en el desequilibrio emocional.
“Hasta que nos toque a todos” fue la respuesta de López Obrador a las demandas
de los médicos y trabajadores del sector privado, pues según él su “estrategia” –si
a eso que han estado haciendo se le pudiese conceder esa categoría- de
vacunación “prioriza” a los grupos vulnerables.
Cabe preguntarse entonces si los maestros pueden considerarse como un “grupo
vulnerable”, ya que al presidente le urge vacunarlos. La respuesta claramente es
negativa. No califican ni de cerca en estado alguno de vulnerabilidad ante el virus
ya que su trabajo lo han seguido desempeñando a distancia.
Pero lo que sí son los maestros es el gremio más numeroso del país, sometido en
su mayoría a las directrices de sus sindicatos y que representa un jugosísimo
botín electoral para un régimen al que lo único que le importa es aferrarse al poder

a costa de lo que sea. Por eso el apremio para vacunarlos cuanto antes sea
posible, especialmente antes de los próximos comicios del 6 de junio.
Y como no hay vacunas suficientes –gracias a la “estrategia” de la “4t” de
buscarlas regaladas-, las que llegan se aplican con criterios políticos y hasta
prejuiciadamente ideológicos. Solo así se puede explicar el claro acto de criminal
discriminación al personal del sector privado de la salud, que dicho sea de paso,
es el que ha terminado por atender a la mayoría de la población que no cuenta
con seguridad social. Incluye pues a quienes laboran en consultorios de farmacias
y cobran –cuando lo hacen- sumas meramente simbólicas por una labor que salva
vidas. Quien esto escribe puede dar fe de eso.
Lo peor es que todos esos merolicos que salen a vomitar sus complejos
difícilmente se atenderían en una institución pública de salud, en las que hay que
hacer largas filas esperando turno muy probablemente en la calle, ante las
restricciones para aglomerarse, y se sufre de desabasto de medicamentos y de
insumos. Es más seguro encontrárselos en el Ángeles o en Médica Sur.
Hipócritas doble discurso.
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Noticias relacionadas

Deja tu comentario