Rúbrica ; El “voto” criminal, Por Aurelio Contreras Moreno


No son dichos de los partidos de oposición. Tampoco de los medios de
comunicación. Ni siquiera de los empresarios a los que tanto resentimiento les
tienen –hasta que financian sus campañas-. Son los datos del gobierno de la autoproclamada “cuarta transformación”.
Durante la conferencia matutina de este jueves en palacio nacional para presentar
la “Estrategia de Protección en Contexto Electoral”, la secretaria de Seguridad y
Protección Ciudadana federal, Rosa Icela Rodríguez, dio a conocer que el estado
de Veracruz se encuentra entre las siete entidades que concentran la mayor tasa
de violencia política de todo el país.
De los 73 actos de violencia política registrados en lo que va del proceso electoral
2021, más de la mitad se cometieron en Veracruz y el resto en los estados de
Guerrero, Oaxaca, Guanajuato, Morelos, Baja California y Jalisco, detalló la
funcionaria en presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador.
En poco más de dos años de gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, la violencia
en Veracruz no solo no se contuvo en lo más mínimo, sino que registró un repunte
que solo es superado por el inicio del sexenio de Javier Duarte de Ochoa. Aunque
en materia específica de violencia política se coloca en los primeros lugares de los
últimos 20 años.
Baste recordar que en este corto periodo de gobierno estatal asesinaron ya a un
diputado local, Juan Carlos Molina; a dos presidentas municipales en funciones:
Maricela Vallejo de Mixtla de Altamirano y Florisel Ríos de Jamapa; a la regidora
de Texcatepec María del Carmen Hernández; a la agente municipal de
Ixhuatlancillo Catalina Montalvo Tezohua; y más recientemente a la ex diputada y
ex alcaldesa de Cosoleacaque, Gladys Merlín, junto con su hija Carla Enríquez,
precandidata al gobierno de ese mismo municipio.
El número total de asesinatos políticos en Veracruz en el periodo que lleva Morena
en el poder es de 22, de acuerdo con el portal La Silla Rota. Incluido ya el
homicidio cometido la tarde de este mismo jueves 4 de marzo.
El aspirante priista a presidente municipal de la localidad serrana de La Perla,
José Melquiades Vázquez Lucas, fue rafagueado a tiros desde una camioneta
frente al palacio municipal de Mariano Escobedo, ciudad colindante con la de
Orizaba a la que fue trasladado junto con su esposa para recibir atención médica,
pero donde ya no pudieron salvarle la vida.
El homicidio de José Melquiades Vázquez Lucas ocurrió unas pocas horas
después, como se señaló al principio de este texto, de que se presentó la
“Estrategia de Protección en Contexto Electoral” de la secretaria de Seguridad y
Protección Ciudadana, acto en el que el propio López Obrador aseguraba que “va
a haber protección. Se está hablando con gobernadores para que haya una acción
conjunta de protección, sobre todo, a candidatos a presidentes municipales”. 
Pero en Veracruz, en la Secretaría de Seguridad Pública se entretienen ofreciendo
“shows” de adiestramiento canino mientras el que cobra como gobernador está

ocupado pagando encuestas que lo ubican entre los “más honestos” del país. Al
menos no se atrevieron a colocarlo entre los más eficaces. Seguro esa tarifa
rebasaba los parámetros de la “austeridad republicana”.
En la misma conferencia mañanera, Rosa Icela Rodríguez afirmó que “hubo
regiones del país donde (el crimen organizado) decidían los candidatos y buscan
actualmente seguir controlando mediante campañas de miedo”.
Bien pronto los criminales les mostraron que ahora, en tiempo presente, siguen
controlando. Y que ésta es la manera como “votan”.
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Noticias relacionadas

Deja tu comentario