Rúbrica; Ni estrategia ni gobierno, Por Aurelio Contreras Moreno

Compartir
Imprimir esta nota
La violencia en el estado de Veracruz está, sin temor a exagerar, incontenible.
Mientras las autoridades tienen otras prioridades.
Entre jueves y sábado, las zonas centro y norte de la entidad vivieron una oleada
de ejecuciones y enfrentamientos, ante los cuales la respuesta oficial ha sido
meramente reactiva y sin resultado alguno.
La comunidad coatepecana de Tuzamapan, Acultzingo, Vega de Alatorre,
Huiloapan, Córdoba y Fortín fueron escenario de hechos sangrientos que han
dejado como saldo 14 personas asesinadas en cuatro días. Y la pregunta obligada
es ¿dónde está el gobierno de Veracruz?
Pues del gobernador Cuitláhuac García Jiménez lo que se supo es que estaba en
Boca del Río, ocupado en supervisar la instalación del “salsódromo” que será
escenario de un festival musical auspiciado por su administración, cuyos orígenes,
por cierto, datan del sexenio duartista.
Por su parte, desde la Secretaría de Seguridad Pública lo único que se emitieron
fueron escuetos boletines anunciando “operativos” y activando “acciones de
seguridad” en las zonas donde ocurren los crímenes. Siempre a toro pasado, sin
que el titular de la dependencia, Hugo Gutiérrez Maldonado, dé la cara.
Y qué decir del secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos. Los
hechos de sangre le merecieron una condena, pero para el fiscal Jorge Winckler
Ortiz. “En el @GobiernoVer condenamos los hechos ocurridos en Fortín de las
Flores, en donde criminales atacaron a feligreses que participaban en misa de la
iglesia católica. Vamos a encontrar a los responsables a pesar de que la
@FGE_Veracruz muestra brazos caídos al procurar justicia”, escribió en su cuenta
de Twitter al referirse a una de las ejecuciones, más preocupado por politizar la
inseguridad que por combatirla.
Lo que resulta evidente es que en Veracruz no existe una estrategia para contener
la violencia. Y por lo visto en el Gobierno Federal tampoco. En balde la presencia
en el estado este mismo fin de semana de la secretaria de Gobernación, Olga
Sánchez Cordero, quien acudió a la Mesa de Coordinación para la Construcción
de la Paz, mecanismo que en los hechos no ha servido absolutamente para nada.
Las matanzas suceden en sus narices.
Las reacciones al seno de la sociedad civil no tardaron en llegar. En Acultzingo, la
población cerró por doce horas la carretera federal a Tehuacán en protesta por la
inacción oficial. En Coatepec, las manifestaciones de repudio a la violencia
circularon profusamente en redes sociales.
Incluso, este domingo la jerarquía eclesiástica católica se pronunció sobre los
hechos violentos en el estado. El arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios,
afirmó que en Veracruz “hablan las armas”, mientras que el obispo de Córdoba,
Eduardo Patiño, señaló que hace tiempo que la violencia no tiene límites, al
referirse específicamente al homicidio de dos jóvenes afuera de una iglesia en
Fortín, a donde acudieron a una celebración por los quince años de una joven.

La parálisis del gobierno de Cuitláhuac García Jiménez está llevando a su
administración a hacer agua. La incapacidad, la inexperiencia, la ineptitud y la
soberbia de sus neofuncionarios están saliéndole muy caras a los veracruzanos.
Ni estrategia ni gobierno parece haber en Veracruz. Y también eso es corrupción.
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Compartir

Noticias relacionadas

Leave a Comment