Rúbrica; La tragicomedia de los medios públicos, Por Aurelio Contreras Moreno

Compartir
Imprimir esta nota
Muy temprano, en sus albores, el régimen de llamada “cuarta transformación”
pretendió, a través de una reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública
Federal, someter a los medios públicos al control directo de la Secretaría de
Gobernación.
Ello, bajo el pretexto de crear un sistema “como el de la BBC de Londres”,
embuste que escondía simple y llanamente la intención de controlar rígidamente
los contenidos que a través de los medios públicos se difunden.
Esta intentona recibió el repudio de diversas organizaciones civiles, académicas y
ciudadanas, que la calificaron como una medida claramente autoritaria y que
suponía una regresión democrática, ya que se corría el riesgo de que solo se
transmitiera “la visión y políticas del gobierno federal, en contraste con la
diversidad y anhelos democráticos de la sociedad mexicana”, como estableció en
su posicionamiento la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación
(AMIC).
Además, esta medida atentaba contra los principios de independencia editorial,
autonomía, respeto a la diversidad ideológica, étnica y cultural, inclusión,
participación ciudadana, pluralidad de contenidos, transparencia y rendición de
cuentas que deben distinguir a los medios públicos y que forman parte de las
mejores prácticas de la radiodifusión pública a nivel internacional.
A final, la reforma a la fracción VIII del artículo 27 de la Ley Orgánica de la
Administración Pública Federal no fue ratificada en la Cámara de Senadores. Pero
desde entonces resultaba obvio que el régimen, cuyos rasgos autoritarios eran
cada vez menos ocultos, no iba a darse por vencido ni a claudicar en su decisión
de controlar a los medios públicos.
Y decidieron entonces colonizarlos vía el nombramiento de incondicionales en los
órganos reguladores y en los propios medios del Estado. De esta forma,
comunicadores con más visos de propagandistas que de periodistas fueron
nombrados en puestos clave, como es el caso del ex reportero de Proceso Jenaro
Villamil, quien fue designado al frente del Sistema Público de Radiodifusión; o el
de Sanjuana Martínez, colocada al frente de Notimex, la agencia de noticias del
gobierno mexicano.
El desempeño de ambos ha dado razón a los resquemores sobre sus respectivos
nombramientos: Villamil se dedica a hacer activismo pro-lopezobradorista en sus
redes sociales; mientras que lo más destacado hasta ahora de la gestión de
Sanjuana Martínez en Notimex ha sido el despido de sus corresponsales, sus
quejas porque Artículo 19 no pidió al Estado defender a la agencia de noticias del
Estado de las críticas en Twitter, y lo más grotesco: la descarada promoción de
una canción grabada por la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Müller –quien
no ocupa ningún cargo formal en el gobierno-, usando para ello recursos públicos.
La estrategia para controlar a los medios públicos ha escalado a la producción de
contenidos en las televisoras estatales, los canales 22 y 11, que precisamente en

estos días han estrenado programación que, en los hechos, representa la
vulgarización de emisoras que más allá de los diferentes gobiernos por los que
han transitado, siempre mantuvieron estándares de calidad, mismos que ahora
serán sustituidos por la propaganda.
Por ejemplo, el canal 22 presentó el programa “El Chamuco TV” –que ya se
transmitía, pero con mucho menos recursos, en TV UNAM-, en el que entre otros
caricaturistas participa Rafael Barajas, mejor conocido como “El Fisgón”, quien
también es director del Instituto de Formación Política de Morena. Ni siquiera hay
que explicar el sesgo doctrinario de esa emisión.
Por su parte, el canal 11 lanzó este fin de semana el programa “John & Sabina”,
conducido por uno de los principales “camorristas” y promotores propagandísticos
de Morena, John Ackerman –esposo además de la secretaria de la Función
Público, Irma Sandoval-, y por la escritora Sabina Berman, quien hasta parecería
que se “ganó” su lugar luego de sostener una agria discusión en redes con el
historiador Enrique Krauze por la autoría de la publicación de una anécdota más
bien pueril. Y para que no queden dudas de la “independencia editorial” de la
emisión, su primera invitada fue ni más ni menos que la secretaria de
Gobernación, Olga Sánchez Cordero.
Otros programas que “engalanarán” la programación de canales que antes eran
culturales son el que lleva el muy “original” nombre de “Me canso ganso”, con
Fernando Rivera Calderón en canal 22; y “La maroma estelar”, conducido por el
comediante y standupero Carlos Ballarta y una de las “nuevas voces” de la “4T”, el
muy recientemente metido a editorialista Hernán Gómez Bruera, quien jura ser un
académico con “independencia” de criterio. Que su “criterio” siempre coincida con
el de Andrés Manuel López Obrador, es un mero “detalle”.
Vale la pena hacer notar que la mayoría de estos programas son de comedia, lo
cual no es para nada una casualidad, sino parte de una estrategia para lograr
impactar en las audiencias de manera más sencilla.
A diferencia de aquellas carpas y teatros de revista que representaron en su
momento oasis de libertad de expresión y crítica política en un México gobernado
por un régimen autoritario y represor, los medios públicos en tiempos de la “cuarta
transformación” están siendo reducidos a tristes circos de focas amaestradas.
Y si no, ya saben qué es lo que pasa.
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Compartir

Noticias relacionadas

Leave a Comment