Pumas y su ambicioso proyecto

Compartir
Imprimir esta nota
CIUDAD DE MÉXICO.- Andrés Lillini, director de fuerzas básicas del Club Universidad, recuerda: “Cuando estaba en Morelia, en 2001 y 2003, esto era mucho más, Pumas tenía mucha presencia”. Consciente, reconoce que se necesitaba un cambio.

El argentino quiere recuperar la gloria de antaño del club, por eso se cambió la política de escauteo de talento y ahora los universitarios buscarán jugadores jóvenes hasta por debajo de las piedras.

Se va a cambiar la búsqueda a nivel nacional, vamos a rastrear por todos lados, pero no sólo los visores lo harán, también yo voy a ir a ver el talento que hay en la República, voy a ir a las filiales. No nos vamos a volver locos con los aspectos tácticos, estamos apuntando a una formación más individual”, agrega el argentino que ayudó en el desarrollo de Nicolás Gaitán y Éver Benega en los días que trabajó en las inferiores de Boca Juniors.

Hemos cambiado la política  para ser muchos más agresivos en la búsqueda y competir con otras instituciones”, cuenta Lillini, encargado de gestionar el talento en las inferiores de los auriazules.

El cambio era necesario. Pumas se olvidó del resto del país, se centró en rastrear talento en la Ciudad y Estado de México.

Me parece que la competencia en el escauteo, en la búsqueda de futbolistas, ha crecido muchísimo, todas las instituciones tienen su estructura de visorías, entonces esto se ha vuelto muy competitivo y cuando te quedas un poquito retrasado en esa situación se hace más difícil”, explica el argentino que también trabajó en Morelia.

En total, Pumas tiene 51 filiales regadas por el territorio mexicano y cinco más en los Estados Unidos, según su página web, pese a eso, de los 79 jugadores que registró en la temporada 2017-2018 en las categorías Sub 15, Sub 17 y Sub 20, sólo 15 vienen del interior de la República.

La base de cualquier proyecto son las visorías y la captación de buenos futbolistas, si no hay buenos futbolistas, no hay proyecto, no hay crecimiento”, describe Lillini.

De esos 79 que están en las divisiones inferiores de Pumas, 53 son jugadores de la Ciudad de México y 11 del Estado de México; después, Guerrero es la entidad que más jugadores aporta, con cuatro, y Jalisco, en donde hay una de las filiales más grandes de los universitarios, tiene presencia con tres jugadores.

A algunos futbolistas hay que ir a buscarlos, el talento no viene a la puerta, lo he vivido en carne propia  en otros proyectos. Al buen futbolista hay que buscarlo, tratar de encontrarlo”, confirma.

CHILANGOS COLMAN EL PRIMER EQUIPO

El primer equipo de los Pumas presume que en su mayoría está formado por elementos de fuerzas básicas: 16 jugadores, de una plantilla de 27, son egresados de las divisiones inferiores, aunque sólo tres de ellos nacieron fuera del Estado y Ciudad de México.

Los tres son Andrés Iniestra, que nació en Guadalajara, Alan Mendoza, que es originario de Michoacán, y José Castillo, de Sinaloa; en lo que respecta al resto, 11 de los canteranos nacieron en la capital del país y su área conurbada.

Lo curioso es que en Sinaloa los Pumas no tienen filial; Iniestra llegó a las fuerzas básicas a la categoría Sub 17, y Alan Mendoza tuvo un recorrido por Necaxa, además de Dorados.

Lo que se le puede prometer al chavo que puede venir al club es que cuando prenda la televisión y vea a Pumas se dará cuenta  que hay canteranos jugando”, dijo Andrés Lillini, encargado de fuerzas básicas.

Compartir

Noticias relacionadas

Leave a Comment