Persiste desplazamiento forzado y violencia en Sierra Tarahumara

Una jornada de comunicación civil desarrollada por instancias civiles en la sierra Tarahumara de Chihuahua, reveló que en 6 comunidades del municipio de Guadalupe y Calvo, existe un grave riesgo de desplazamiento forzado, que hay amenazas contra las personas de la comunidad y que las condiciones de las familias son precarias, sin atención en salud ni alimentación.

Integrantes de la asociación Consultoría Técnica Ciudadana (CONTEC), se reunieron del 27 al 30 de noviembre, en la comunidad de Santa Tulita, en el municipio de Guadalupe y Calvo.

Al brindar acompañamiento a fin de prevenir el desplazamiento forzado de las familias que residen en esa comunidad, se percataron que los habitantes viven situaciones de grave temor a causa de la incursión de grupos armados en la zona.

Santa Tulita, ubicada a 13 horas de la ciudad de Chihuahua, y es habitado por personas del Pueblo Odami o Tepehuán, con más de 100 familias, dedicadas principalmente a la siembra de maíz y frijol para su sustento.

Los indígenas comentaron que su principal preocupación es la «continua violación de sus derechos a la comida, salud, seguridad y abusos por parte de particulares y grupos armados».

Los niños plasmaron en dibujos problemas como la tala ilegal de bosques, la falta de acceso al agua potable y el constante temor, especialmente entre las mujeres, debido a la frecuente presencia de disparos de armas de fuego.

Sin embargo, en el poblado de Baborigame, se presentaron más de 60 personas desplazadas por la violencia y el abuso.

Noticias relacionadas