Acusan a sindicato de cobijar abusos; llevan varios dias en plantón

Estudiantes y profesores de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (FD y CS) llevan más de 26 días en plantón para exigir la remoción de su directora, Graciela Quiñones Bahena, quien fue impuesta con el Consejo Universitario y es cobijada por dirigentes del Sindicato de Académicos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

Cansados de los constantes abusos, vejaciones y exabruptos de la directora, los alumnos y profesores que han sido amenazados de despido o expulsión de la facultad tomaron las instalaciones y le impiden ingresar a sus oficinas desde el pasado 7 noviembre, su objetivo es exigir que el Consejo Universitario y la nueva rectora, Viridiana Aydeé León, revisen todas las denuncias interpuestas contra Quiñones.

Derivado de su desempeño, la directora ha acumulado 37 denuncias ante Comisión de Honor y Justicia de la Universidad del Estado de Morelos, de acuerdo con Adriana Gómez, vocera del movimiento estudiantil, éstas ya fueron presentadas a la nueva rectora que entrará en funciones mañana.

Contra estas denuncias y solicitudes de los académicos y alumnos, la directora intentó ampararse con el objetivo de impedir que los órganos universitarios intervinieran y revisaran su desempeño, pero el recurso interpuesto ante un juzgado federal fue rechazado.

Adriana Gómez explicó que la negación del amparo a la directora, “es un poco a nuestro favor porque le está dando toda la libertad a la Universidad para resolver, más bien, se la está entregando, le está diciendo que es algo que sí esta dentro de sus competencias y ya pueda fluir (sus denuncias) con mayor agilidad”.

Las irregularidades en la gestión de Quiñones comenzaron, dice la vocera de los alumnos, desde su designación, porque el Consejo Universitario no respetó la voluntad de los maestros y estudiantes, quienes en octubre en las urnas eligieron a la doctora en derecho Michelle Onofre Díaz, quien obtuvo la mayoría para ocupar el cargo de directora de la FD y CS, pero el Consejo Universitario impuso a Graciela pese al rechazo del estudiantado y profesores.

Entre sus arranques de ira, está documentado, “algunas de las que se han mencionado bastante, porque sobre todo constituyen un delito, fue encerrar a dos compañeras de postgrado en el baño de administrativos que está dentro del edificio de la dirección, hasta que ella creyó que el escarmiento era suficiente”.

Los alumnos se han quejado constantemente de la violencia psicológica que ejerce públicamente ante el alumnado y de los calificativos con los que se refiere a quienes se han atrevido a señalar sus acciones, en las redes sociales, dijo la vocera de los alumnos, se difunden mensajes de odio en su contra.

Debido a eso, “en nuestro caso, yo y otras tres compañeras tenemos hace siete meses una denuncia en la Comisión de Derechos Humanos por una ocasión en que la directora nos agredió, vino una serie de represalias acusándonos de revoltosas, que desprestigiábamos a la universidad, que no podíamos hacer política ahí dentro”.

El hostigamiento también ha afectado a más de ocho profesores, quienes han denunciado la forma en la que Quiñones se desempeña en el cargo, como Teresa Hernández, jefa de carrera de licenciatura en ciencias políticas, quien fue despedida frente a todos los alumnos por no estar de acuerdo con las decisiones autoritarias de la directora.

Los jóvenes han señalado que su principal aliado y protector de la directora de la Facultad de Derecho, es Enrique Pérez Salazar, quien en redes sociales se muestra como pareja sentimental de Quiñones y es, a su vez, el delgado sindical de la facultad.

Adriana dijo que los alumnos “hemos reportado esa línea principal con el maestro Enrique Pérez, quien está al frente de la Sección 19, que es la que corresponde a nuestra facultad, damos cuenta cómo hay una estructura construida en la licenciatura en derecho por parte del sindicato para intimidar… no sé si es pareja sentimental, pero sí sé que tienen una hija juntos”, finalizó.

Noticias relacionadas