Tal Cual

Alberto Loret de Mola

Hoy voy a violar.

Hola, soy un violador y político, soy seguidor de la narcosecta de Andrés “que nos protege de la cabeza a los pies”. Y hoy, porque puedo y no puedo contenerme, voy a violar.

Mi club, el de Andrés, es bueno por las cuatro tes: Te persignas con Pío; Te pules mandando un buen pozole guerrerense; Te declaras narcoteísta; Te dan luz verde para lo que sea menester: violar, matar, traficar, gobernar, negociar con narcos, lo que sea. Al fin, con declarar que ya no somos corruptos, nuestros adeptos lo creen. Nos tienen fe.

¿La víctima de hoy? Esa, o esa otra, la que sea; la del culo gordo y falda corta o, mejor, la de los pechos grandes que muestra sin pudor tras esa blusa ajustada porque se ve, se nota, que muy en el fondo, quiere ser violada y yo, sensible, seré su violador. “Seré su amante bandido”.

Hoy me persigne con Pío. Hoy mandé pozole. Hoy juré lealtad. Hoy toca violar. Porque puedo, porque me gusta violar y a ellas ser violadas. 

Veo la foto de mi líder saludando, humildemente, a la mamá del Chapo, -don Joaquín le dice por respeto-, ¡cuánta vehemencia! Y todo lo hace por nosotros, sus adeptos e incondicionales que somos simples mortales y tenemos pequeñas debilidades, como robar, abusar, vejar, violar. También nos gusta gobernar. 

Seguiremos mochándonos. Continuaremos complaciendo. Permaneceremos fieles. Apoyaremos al proyecto transformador, ese que señala con dedo flamígero las fallas ajenas y con mano de seda las propias. Idolatro a nuestro prohombre  que ve con malos ojos el progreso y bendice la pobreza porque, sin duda, de los pobres es el reino del Señor. Pero este reino llamado México, es nuestro. Alabado. Alabado.

Hoy toca violar, mañana gobernar. Violemos pues, que mañana gobernaremos. 

¡Gracias Andrés, gracias por haber llegado al mundo a salvarnos de la mediocridad de los hombres rectos!

¿Te gustó el pozole guerrerense? ¿Te bastó mi diezmo? ¿Te cuento cómo violé hoy? ¡Te bendigo siempre! Cuatro letras, una religión.

Yo te daré, amado líder, “hijos de raptos y violación, de tratos infames, de engaños, de enemigos con enemigos”(*). Yo te daré, querido Andrés, incondicionales de sangre, de muerte, de ignominiosa servidumbre ajena al raciocinio. 

Y mañana volveré a violar. Mañana otro guiso a Palacio. Mañana más dinero a Pío. Mañana a gobernar. 

Y yo fundaré tu Iglesia. Gobierna y predica que yo, tu amado hijo, seguiré tu obra. 

* García Márquez. Doce cuentos peregrinos.

Tal Cual

Alberto Loret de Mola

Hoy voy a violar.

Hola, soy un violador y político, soy seguidor de la narcosecta de Andrés “que nos protege de la cabeza a los pies”. Y hoy, porque puedo y no puedo contenerme, voy a violar.

Mi club, el de Andrés, es bueno por las cuatro tes: Te persignas con Pío; Te pules mandando un buen pozole guerrerense; Te declaras narcoteísta; Te dan luz verde para lo que sea menester: violar, matar, traficar, gobernar, negociar con narcos, lo que sea. Al fin, con declarar que ya no somos corruptos, nuestros adeptos lo creen. Nos tienen fe.

¿La víctima de hoy? Esa, o esa otra, la que sea; la del culo gordo y falda corta o, mejor, la de los pechos grandes que muestra sin pudor tras esa blusa ajustada porque se ve, se nota, que muy en el fondo, quiere ser violada y yo, sensible, seré su violador. “Seré su amante bandido”.

Hoy me persigne con Pío. Hoy mandé pozole. Hoy juré lealtad. Hoy toca violar. Porque puedo, porque me gusta violar y a ellas ser violadas. 

Veo la foto de mi líder saludando, humildemente, a la mamá del Chapo, -don Joaquín le dice por respeto-, ¡cuánta vehemencia! Y todo lo hace por nosotros, sus adeptos e incondicionales que somos simples mortales y tenemos pequeñas debilidades, como robar, abusar, vejar, violar. También nos gusta gobernar. 

Seguiremos mochándonos. Continuaremos complaciendo. Permaneceremos fieles. Apoyaremos al proyecto transformador, ese que señala con dedo flamígero las fallas ajenas y con mano de seda las propias. Idolatro a nuestro prohombre  que ve con malos ojos el progreso y bendice la pobreza porque, sin duda, de los pobres es el reino del Señor. Pero este reino llamado México, es nuestro. Alabado. Alabado.

Hoy toca violar, mañana gobernar. Violemos pues, que mañana gobernaremos. 

¡Gracias Andrés, gracias por haber llegado al mundo a salvarnos de la mediocridad de los hombres rectos!

¿Te gustó el pozole guerrerense? ¿Te bastó mi diezmo? ¿Te cuento cómo violé hoy? ¡Te bendigo siempre! Cuatro letras, una religión.

Yo te daré, amado líder, “hijos de raptos y violación, de tratos infames, de engaños, de enemigos con enemigos”(*). Yo te daré, querido Andrés, incondicionales de sangre, de muerte, de ignominiosa servidumbre ajena al raciocinio. 

Y mañana volveré a violar. Mañana otro guiso a Palacio. Mañana más dinero a Pío. Mañana a gobernar. 

Y yo fundaré tu Iglesia. Gobierna y predica que yo, tu amado hijo, seguiré tu obra. 

* García Márquez. Doce cuentos peregrinos.

Noticias relacionadas

Deja tu comentario