Rúbrica; Ridículo épico, Por Aurelio Contreras Moreno

Vaya revés el que le propinó la Suprema Corte de Justicia de la Nación al régimen
de la autoproclamada “cuarta transformación” en Veracruz.
En su sesión de este lunes, el pleno de ministros echó para abajó el Decreto 576
por el que se reformaban varios artículos de la Constitución Política del Estado de
Veracruz, y que desde su aprobación fue considerado como una asonada del
gobierno de Cuitláhuac García Jiménez para controlar las elecciones locales del
año entrante.
Y es que una de las reformas centrales era la reducción de 50 por ciento a las
prerrogativas de los partidos políticos, que son los recursos públicos con los que
se financia su ejercicio, lo cual los colocaba en una situación de franca desventaja
frente a la operación clientelar de los programas sociales a cargo del propio
gobierno en beneficio del partido oficial, Morena, que ha buscado seguir al pie de
la letra el “guion” priista de condicionamiento político de los “apoyos” a los
sectores marginados.
Otra de las cuestiones relevantes de la referida reforma era la desaparición de los
consejos municipales electorales para la elección de ayuntamientos, cuya función
asumirían los consejos distritales del Organismo Público Local Electoral (OPLE)
junto con la figura de “consejos municipales especiales”, un bodrio legaloide
justificado -como suelen hacerlo- en supuestos “principios de austeridad y
eficiencia en el gasto público” pero que en realidad se trataba de una trampa que
desproveía de certeza el conteo de los votos, ya que había que trasladar los
paquetes electorales a las cabeceras de los distritos en lugar de realizarlo en los
mismos municipios.
Sin duda una enmienda muy importante era la reducción de cuatro a tres años en
los periodos de los ayuntamientos con posibilidad de relección, como sucede en el
resto del país. No hay que olvidar que en el sexenio de Javier Duarte fue
reformada la Constitución para convertir en cuatrienio el periodo de las
presidencias municipales en la entidad y evitar que sus elecciones se empalmaran
con las de diputados locales y gobernador, pues siempre significan procesos más
complejos de controlar en comicios concurrentes.
La reforma más controversial, junto con la “trasquilada” a los recursos de los
partidos, era la que señalaba que “no podrá ser objeto de consulta popular (…) la
permanencia o continuidad en el cargo de los servidores públicos de elección
popular”, con lo cual se “blindaba” al actual gobernador, Cuitláhuac García
Jiménez, para evitar que fuera sometido a una consulta de revocación de mandato
como la que se autoimpuso el presidente Andrés Manuel López Obrador para el
año 2022. El mandatario veracruzano difícilmente saldría avante de un ejercicio de
esta naturaleza, al que ahora será susceptible de ser llevado.
Todas estas enmiendas fueron tiradas a la basura por la Corte bajo un argumento
poco común pero que para efectos prácticos conlleva el mismo efecto: “por falta
de consulta a las comunidades indígenas y afromexicanas de la entidad”, ya que

“las autoridades locales se encontraban obligadas a realizar una consulta de forma
previa, libre, informada, culturalmente adecuada y de buena fe en la que
participaran dichos grupos”.
Y para que a ningún “quedabien” se le ocurriese buscar sacar una contrarreforma
en el sumiso Poder Legislativo al “cuarto para las doce”, la Corte les “cortó las
alas” al determinar en su sentencia el principio de “reviviscencia”, o sea, “el
restablecimiento de la vigencia de las normas anteriores a las reformadas, las
cuales no podrán ser reformadas durante el proceso electoral próximo a iniciar,
salvo que se trate de modificaciones no fundamentales”.
De esta manera, el proceso electoral local para el estado de Veracruz tendrá que
iniciar de inmediato y con retraso, pues la norma que recuperó su vigencia
establece que tendría que haber comenzado desde principios de este mes; y por
supuesto, la Secretaría de Finanzas y Planeación del Gobierno de Veracruz tendrá
que reintegrar –inmediatamente también- todo el dinero que le “birló” a los partidos
con registro nacional desde el mes de agosto y a los nuevos partidos estatales a
partir de que se les concedió el registro.
El ridículo de la “4t” veracruzana es de proporciones épicas. Y sus efectos en lo
electoral serán fundamentales.
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Noticias relacionadas

Deja tu comentario