Rúbrica; Envilecimiento de la justicia en Veracruz, Por Aurelio Contreras Moreno

La procuración e impartición de la justicia en México, y en particular en Veracruz,
han sido desde siempre un terreno pantanoso de brutal corrupción. Sin embargo y
como en el resto de los poderes públicos, con la llegada del régimen de la mal
llamada “cuarta transformación” se han convertido en un teatro deplorable con
consecuencias funestas e incalculables para los ciudadanos.
Desde que arribó al poder, la “4t” veracruzana se ha comportado como una
pandilla llena de inexpertos, incapaces pero eso sí, muy ambiciosos y voraces
personajes que aplican religiosamente la consigna “si no es ahora, ¿cuándo?” en
su loca carrera por acumular poder, para lo cual no han dudado en pisotear las
leyes a placer.
Como nunca encontraron la salida legal para deshacerse del fiscal general Jorge
Winckler, heredado del bienio yunista panista, la salida del régimen morenista fue
lanzar una asonada desde el Congreso del Estado para “destituirlo” -sin facultades
jurídicas para hacerlo- e imponer en el órgano procurador de justicia a una
empleada de la Secretaría de Gobierno, Verónica Hernández Giadáns, quien
hasta la fecha sigue comportándose como subordinada del Ejecutivo y no como
cabeza de una institución que, por lo menos en el papel, es autónoma. Sí, su
defenestrado antecesor hacía lo mismo con el anterior gobernador y en muchos
espacios, incluido éste, se le denunció. Se suponía que éstos eran “diferentes”.
Pero donde verdaderamente han llegado a extremos inéditos de podredumbre –lo
cual es verdaderamente mucho decir- es en el Poder Judicial del Estado,
convertido en un vergonzoso circo en el que, insistiendo en la analogía circense,
los “animales” andan sueltos y no hay “domadores”.
El sainete protagonizado en los últimos días en el Tribunal Superior de Justicia del
Estado de Veracruz (TSJE) que llevó a la destitución como presidenta de Sofía
Martínez Huerta –en su forma, propio de repúblicas bananeras y no de estados
medianamente democráticos-, es la consecuencia inevitable de una larga serie de
desatinos que comenzaron con la propia imposición a fines del año pasado de la
hoy depuesta togada sin tener más trayectoria, méritos ni habilidad para ocupar un
cargo de esa envergadura que lo clásico del “perfil 4t”: responder a los intereses
del morenato gobernante, en este caso, a los del grupo del gobernador Cuitláhuac
García Jiménez.
Empero, la impericia de la secretaria de Sala que dio el “salto cuántico” a
presidenta del TSJE, su falta de probidad demostrada al colocar a familiares en
puestos dentro del Tribunal y su total insensibilidad y ausencia de oficio para
conciliar y hacer política hacia el interior de uno de los poderes del estado, dio
como resultado la paralización de ese órgano, enfrascado además en feroces
pugnas por el control de los cuantiosos recursos financieros que ahí se manejan,
tema que se ha convertido en la obsesión de un régimen que se ha ganado a
pulso el apelativo de “cuatrero”.

Precisamente ese tema, el del dinero, es el que habría marcado el destino de
Sofía Martínez, al grado que los mismos que la impusieron terminaron operando
su caída, como ella misma denunció al afirmar que había recibido amenazas del
secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, para que “renunciara” al cargo:
“veladamente entendí una amenaza, me dijo que no era prudente que la familia
estuviera cerca, que él tenía pruebas, videos, documentos. (…) Yo siento que fue
una amenaza contra mi familia, contra mi persona”, declaró el viernes pasado en
el noticiero radiofónico del periodista Joaquín López Dóriga.
Y de manera idéntica al caso del ex fiscal Winckler, la destitución de Sofía
Martínez se llevó a cabo de manera ilegal, pues se violentó la Ley Orgánica del
Poder Judicial al convocarse una reunión del pleno que no cumplió con los
requisitos jurídicos para constituirse ni para votar la remoción y mucho menos la
designación de Isabel Romero Cruz como presidenta interina, lo que podría
resultar en responsabilidades penales para todos los involucrados.
Lo más grave es que todo eso suceda en uno de los tres poderes del estado que
además, es el encargado de impartir justicia a los ciudadanos de la entidad. ¿Con
qué autoridad, si son los primeros en escupirle a sus propias normas internas?
El problema ya ni siquiera es que haya demostrado ser igual o peor de corrupto
que los que le antecedieron, sino que el régimen de la “4t” ha envilecido la
legalidad en Veracruz más allá de imaginable y los perjudicados, al final del día,
somos todos los habitantes de la entidad, pues nuestro derecho de acceso a la
justicia fue anulado por los sátrapas.
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Noticias relacionadas

Deja tu comentario