Rúbrica; Veracruz, sostenido con alfileres, Por Aurelio Contreras Moreno

Imprimir esta nota

Agobiados y de alguna manera distraídos por los efectos de la pandemia de la
covid-19, se ha llegado a perder de vista que la violencia no cesa y, por el
contrario, va a la alza en todo el territorio nacional. Veracruz, por supuesto, no es
la excepción.
El artero asesinato la mañana de este lunes de Guadalupe Martínez Aguilar,
rectora de una universidad privada de la capital veracruzana, provocó una enorme
indignación que sacó de su marasmo pandémico a la comunidad de la ciudad e
incluso a la de este estado, cuyo gobierno está más ocupado por hacer jugosos
negocios con la obra pública –porque los “ahorros” del “combate a la corrupción”
son enviados íntegros al Altiplano- que por atender la más relevante de sus
responsabilidades, que es preservar la seguridad de los gobernados.
Muestra de que no hay cabeza que dirija a la entidad fue la reacción de las
autoridades estatales, insensibles a la tragedia que azota por varios frentes a la
población, ensimismadas y encerradas en una frágil burbuja desde la que
sostienen construcciones de la realidad que nadie les cree.
Habían pasado unas tres horas del brutal asesinato de la rectora cuando al
secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos –que es quien da las
órdenes en Veracruz, pues el titular formal del Ejecutivo es, literalmente, un cero a
la izquierda- se le ocurrió publicar en sus redes sociales que “con el apoyo de
fuerzas armadas, el @GobiernoVer que encabeza @CuitlahuacGJ está
disminuyendo los índices delictivos en la entidad”.
Tal absurdo –que además representa un escupitajo en la cara de las víctimas y
sus familiares- cae por su propio peso. Tan solo este fin de semana, de acuerdo
con reportes periodísticos, fueron asesinadas otras cinco mujeres en territorio
veracruzano. Y solo por hablar de mujeres. Porque los homicidios se multiplican a
lo largo de la entidad indistintamente del género de las personas victimadas.
Así lo indican las mismas cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional
de Seguridad Pública, que establecen que entre enero y mayo del nefasto 2020 se
han abierto 863 carpetas de investigación por homicidios en el estado de
Veracruz.
Se trata no de especulaciones, sino de los números oficiales proporcionados al
Sistema Nacional de Seguridad Pública por el propio gobierno veracruzano, que
como sabemos comenzó a “maquillar” las cifras de la violencia desde que tomó
por asalto la Fiscalía General del Estado el pasado mes de septiembre de 2019.
¿Cuáles serán los números reales de la violencia en Veracruz? Solo ellos los
conocen. La opacidad es la norma. Como también lo es evadir sus
responsabilidades.
Lo que no es un secreto es que Veracruz se sostiene con alfileres mientras
soporta el gigantesco lastre de la improvisación, la indolencia, la ambición y una
burda y sostenida corrupción de los que juraban ser “diferentes” a sus
antecesores.

Y ahora hasta alianzas electorales van a hacer con ellos.
Cierre de negocios
El anuncio del cierre de negocios que por varias razones se volvieron
emblemáticos de la capital veracruzana, así como particularmente entrañables
para muchos de sus habitantes, duele indudablemente. No solo por las
experiencias, emociones y vivencias compartidas, sino por lo que representan en
cuanto a la pérdida de fuentes de trabajo que a ninguna autoridad le importó un
carajo ayudar a conservar.
Para Ernesto Aguilar Yarmuch y José Rangel, mi aprecio y solidaridad en tiempos
oscuros.
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Noticias relacionadas

Leave a Comment