Rúbrica; Especular con la salud, Por Aurelio Contreras Moreno

Imprimir esta nota

Mientras desde el gobierno de México se lanzan consignas irresponsables para
minimizar –y muy probablemente ocultar- los casos por infección de “coronavirus”,
en el resto del mundo se toman medidas drásticas para buscar contener su
propagación.
En Asia, Europa, Oriente Medio, Norte y Sudamérica se ha decretado desde la
suspensión de concentraciones masivas –incluidas las de lucrativos espectáculos
deportivos y musicales- hasta el cierre de restaurantes, cines y escuelas, mientras
las aerolíneas cancelan vuelos e incluso se posponen reuniones de alto nivel de
organismos internacionales ante el temor de la dispersión del virus Covid-19, que
si bien no es necesariamente letal, sí ha cobrado cientos de vidas humanas desde
su brote en China a finales del año pasado.
Hasta el reporte más actualizado al momento de escribirse este texto, se registran
cuatro mil 131 decesos a nivel mundial por causa del Covid-19, siendo China,
Italia e Irán los países con mayor número de infecciones y fallecimientos. Sin
reportar muertes todavía, el número de casos en Estados Unidos se duplicó en
dos días y se acerca a los mil, por lo que ya existe una fuerte alerta en ese país,
que junto con los dos primeros mencionados cuentan con sistemas de salud
funcionales y eficientes.
Por ello es que llama enormemente la atención y por supuesto que preocupa el
hecho de que el gobierno mexicano se dedique a desestimar la gravedad del
tema, máxime cuando ya hay siete casos confirmados –o mejor cabría decir,
reconocidos- de infección por coronavirus. En cambio, simplemente afirma que
“está preparado” para hacerle frente a esta pandemia sin tomar, en los hechos,
ninguna medida preventiva ni de alerta a la población.
Por el contrario, desde las dependencias gubernamentales se difunden libelos y
“memes” en los que se “acusa” a los medios de comunicación de caer en el
“amarillismo” y de intentar “sembrar” pánico entre la población al informar sobre la
expansión de la epidemia. Como si fuera culpa del propio gobierno la trasmisión
del Covid-19 y quisiera, como es su costumbre, esquivarla.
Pero con lo que sin duda sí tendría que cargar el régimen de la autodenominada
“cuarta transformación” es con las consecuencias de una enfermedad que podría
alcanzar una alta letalidad por no tomar decisiones correctas y a tiempo para
controlar el número de contagios.
Porque no hay que perder de vista que, de acuerdo con la información oficial, junto
con los siete casos confirmados de Covid-19 en México hay otros 37 en calidad de
“sospechosos”. Si estas cifras las contextualizamos dentro de una administración
gubernamental que se distingue por su propensión a la opacidad y al ocultamiento
de datos, la realidad podría ser muchísimo más grave de como nos la están
pintando.
No es un asunto menor. En los demás países donde el virus tiene presencia,
además de las consecuencias sanitarias, se padecen ya graves efectos para la

economía ante la cancelación de todo tipo de actividades. Para México, que
depende en gran medida del sector servicios para su sostenimiento, algo así sería
demoledor. Y ni qué decir en términos de salud.
El criminal desmantelamiento del sistema de salud en México llevado a la práctica
por los diferentes gobiernos de la “4T” podría tener efectos inenarrables si la
pandemia llegase a extenderse a niveles generalizados. Sin medicinas suficientes,
sin recursos ni personal para una atención adecuada y, sobre todo, sin voluntad
para atender lo urgente por consideraciones y cálculos políticos, el panorama
podría tornarse dantesco. No sería la primera vez.
Si cree que exageramos, basta echar una mirada a las 191 muertes por el brote
de dengue –enfermedad que estaba controlada- registradas en México en 2019 y
que este año ya cobró una vida y presenta mil 657 casos confirmados en todo el
país. Con Veracruz a la cabeza con 443, para no variar.
Especular con la salud de las personas es un acto criminal. Y mortal.
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Noticias relacionadas

Leave a Comment