Más de 66 mil beneficiados en Jornadas Quirúrgicas Bienestar: IMSS

Imprimir esta nota

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante 23 años -desde 1996- las Jornadas Quirúrgicas Bienestar (JQB) del programa IMSS-Bienestar han beneficiado a más de 66 mil personas de comunidades rurales e indígenas.

Los servicios que se han ofrecido son: cirugías de cataratas, corrección de malformaciones, traumatismos, quemaduras y atención a enfermedades como cáncer de mama y cervicouterino.

La finalidad de estas jornadas es poner a disposición de la población de zonas rurales marginadas y de escasos recursos, servicios médicos de alta especialidad, a través de doctores del régimen ordinario, quienes participan en forma voluntaria y altruista, explicó el doctor Felipe Cruz Vega, jefe de la División de Proyectos Especiales en Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Lo que ahora es IMSS-Bienestar estuvo dirigido por unos médicos que en alguna ocasión se quedaron en una población rural de Chiapas.

Vieron la necesidad de operar a algunas gentes de cataratas, a muchos niños con labio y paladar hendido, reunimos a nuestros amigos de hospitales de alta complejidad y yo pensé: vamos dos o tres ocasiones y resolvemos los casos. Nos dejó tan satisfechos que ya llevamos 23 años haciendo esto”, relató.

Cruz Vega, informó que de 1996 a septiembre de 2019 se han realizado 438 JQB, en las que han sido valorados 237 mil 905 pacientes y se han realizado 66 mil 612 procedimientos quirúrgicos.

Asimismo, dijo que en lo que va del 2019 se han realizado 23 jornadas de 30 programadas, lo que representa más del doble que en años previos. Hasta el momento se han valorado 11 mil 688 pacientes, con un total de 5 mil 325 procedimientos quirúrgicos, en 14 entidades del país.

El IMSS informó que, durante la reciente Jornada Quirúrgica Bienestar realizada en San Quintín, Baja California, se atendió con éxito el caso de la jornalera María Luisa Arias García, quien fue operada debido a que   tenía un tumor, benigno, pero que crecía, le deformaba la cara y le hacía sentir complejos de inferioridad.

Andaba trabajando limpiando chícharo, no me fijé al salir y me golpeé con la tranca del palo y fue cuando me salió el grano. Sentía feo porque me miraba el ‘chipononon’, tenía como 5 años con el paño en la cabeza, si no me ponía paño no estaba a gusto, tenía que ponerme mi pañuelo”

Estoy muy agradecida porque me lo quitaron y porque ya veo bien. Hicieron mucho ellos por mí también”, señaló María Luisa Arias, Jornalera de San Quintín.

Fuente: Excelsior

Noticias relacionadas

Leave a Comment