CLAROSCUROS; Por José Luis Ortega Vidal

Imprimir esta nota

Veracruz: la tierra donde nadie quiere ser el otro…

(1)

El sur de Veracruz –“tierra de caciques” lo denominó alguna vez Porfirio Muñoz Ledo- se encuentra tan arraigado en la historia nacional que al arribo de Hernán Cortés en 1519 a las playas de lo que luego sería el actual estado de Veracruz, la mujer que lo conduciría a la conquista del mundo azteca –Doña Marina- ya hablaba Popoluca, Nahua y Maya, tres de los muchos idiomas establecidos en el árbol lingüístico de la región.

Luego aprendería castellano.

Miles de años antes del nacimiento de Malinalli, la cultura Olmeca ofreció al mundo una civilización original que se extendió por Mesoamérica.

(2)

Cuando Jacob Abel Velasco Casarrubias afirmó –el domingo pasado- en el marco de la Caravana por la Paz: “”No queremos ser otro Coatzacoalcos…”, se refirió al presente sumamente violento que padece el antiguo Puerto México…

La madrugada del martes una tienda OXXO fue incendiada en Coatzacoalcos a casi mes y medio del acto terrorista en el bar “Caballo Blanco”.

Es el séptimo ataque de esa naturaleza sólo en lo que va del año.

Velasco Casarrubias es líder de la Unión Ganadera Regional del Sur de Veracruz, conformada por más de 30 asociaciones ganaderas locales y un número mayor de 30 mil socios…

Habla desde su particular perspectiva y se refiere a los secuestros, asesinatos, extorsiones, robos, abigeato, ataques a la maquinaria agropecuaria de que es víctima su sector.

Hay, empero, otras variables que la frase del dirigente no abarca.

  • En la caravana por la paz la intervención del sector urbano de Acayucan y la región fue mínima, prácticamente inexistente. Ello, no obstante la presencia del crimen organizado tanto en las ciudades como en el campo.
  • Añadamos al respecto el cobro de piso a los comercios, por ejemplo…
  • La diferencia entre la zona de Acayucan y Minatitlán estriba en la muerte, el 19 de abril, de 14 personas incluyendo un bebé en el municipio sede de la Refinería “Lázaro Cárdenas…
  • La diferencia entre la zona de Acayucan y Coatzacoalcos surge del atentado terrorista el 27 de agosto en el bar “Caballo blanco” -con un saldo de 31 víctimas mortales a la fecha- en la otrora capital nacional de la petroquímica.
  • Por lo demás, en el ámbito de las muertes dolosas individuales, por parejas o grupos menores –no masivos- no hay diferencia entre las tres zonas: Minatitlán, Coatzacoalcos, Acayucan.
  • Tampoco hay mucha diferencia con respecto a otros delitos referidos previamente.

Dicho de otro modo: Acayucan no quiere ser otro Coatzacoalcos (Jacob Abel Velasco Casarrubias dixit) pero ya lo es.

(3)

Durante los casi veinte años que Velasco Casarrubias –nativo del estado de Guerrero- lleva al frente de la Unión Ganadera Regional del Sur de Veracruz, el organismo saneó sus finanzas.

Ya no tiene deudas e incluso creó una cooperativa interna para el financiamiento a socios con intereses bajos.

Su edificio sede pasó de Coatzacoalcos a Acayucan, se modernizó y apoyó a su vez al Frigorífico “Miguel Alemán”, tipo TIF, único en el sur veracruzano.

Allí se sacrifican miles de reses cuya carne alimenta los mercados de Puebla y la Ciudad de México.

Ante dichos logros -entre otros- hay quienes reconocen el trabajo del productor guerrerense asentado en Veracruz desde varias décadas atrás

Al mismo tiempo otros lo critican por haber tardado demasiado en el poder y no atender un rubro: el crecimiento productivo y financiero de la UGRSV.

O no haberlo hecho lo suficiente, a niveles potencialmente posibles…

Industrializar la leche, abrir manufacturas de cortes de carne; otorgar un valor agregado a las reses de los más de 30 mil socios pecuarios…

Eso se pudo y se puede hacer, plantean personajes como Wilbester García Estrada, el cerebro detrás de la exitosa Cooperativa Financiera de Sayula de Alemán, con sucursales en casi media docena de municipios de la región y un patrimonio propio que compite con representaciones de Cajas de Préstamo nacionales.

(4)

La presencia de Erasmo Vázquez González en la caravana por la paz llamó la atención y generó polémica.

Su hermano Abel Vázquez González lo criticó severamente y remitió a una historia suscitada en Villa Juanita, municipio de San Juan Evangelista, lugar de nacimiento de una de las tres familias formadas por el señor Ponciano Vázquez Lendechy (+), su padre.

Las otras son los Vázquez Lagunes y los Vázquez Joachín.

Hablamos de unos 27 hermanos…

De los Vázquez Lagunes surgió Cirilo (+), personaje líder en más de 20 municipios sureños durante la década de los 80s que sigue pesando políticamente a pesar de haber sido asesinado 13 años atrás.

Abel Vázquez González se refiere al asesinato de un medio hermano: Héctor Vázquez Joachín (+) a manos de un sobrino, hijo de Erasmo (a) “El chivo”.

El hecho -suscitado la madrugada del 17 de septiembre del 2013- está juzgado para las autoridades judiciales.

Pasado y presente se vinculan, desde luego…

Pero no hay denuncia alguna que llame a retomar el caso desde la perspectiva jurídica…

Ahora bien, visto desde una variable histórica el apellido Vázquez con sus múltiples redes contiene no sólo la historia referida por Abel Vázquez González, sino muchas más integradas al devenir del sur veracruzano durante los últimos cuarenta años.

Erasmo Vázquez González acusó la presencia del crimen organizado en su municipio –San Juan Evangelista- demandó la eficacia de las autoridades de todos los órdenes.

Lo hizo a voz en cuello frente al palacio municipal de Acayucan el domingo pasado durante el cierre de la Caravana por la Paz.

Todo mientras la suya, al mismo tiempo, es una historia cuestionada.

Los Vázquez rememoran la dinastía de los Buendía en la obra maestra “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, donde José Arcadio y su esposa Ursula Iguarán fundan el inmortal pueblo de Macondo: pletórico de magia sí, pero también de contradicciones humanas y múltiples tragedias.

(5)

He venido planteando –como parte de una temática histórica y periodística- la hipótesis del fracaso de la industrialización de Veracruz a partir de la expropiación del petróleo en 1938.

Acayucan es un caso particular.

Aquí se creó una sucursal de la empresa del Estado: Leche Industrializada Conasupo (LICONSA) cuya generación de empleos benefició a decenas de municipios dependientes del sector económico primario.

Es decir el campo, los ganaderos, producían leche que el Estado industrializó vía LICONSA, una de las dos plantas de su tipo con mayor capacidad en el país junto con la de Delicias, Chihuahua, hace unas cuatro o cinco décadas.

El modelo económico neoliberal condujo al cierre de esta empresa que primero se privatizó y se convirtió en “La Llanura” –al respecto por estos lares se recuerda el nombre de Raúl Salinas de Gortari- para fracasar y ser cerrada en forma definitiva en  la década de los 90s.

Vendría una nueva etapa de industrialización con la creación de Agropur, empresa que atrajo a capitalistas de Bélgica y socios mexicanos, particularmente veracruzanos.

La crisis y la devaluación de 1994 fue un factor esencial para el fracaso del proyecto, explicó alguna vez Jaime Mantecón Rojo, uno de sus impulsores; quien políticamente –por cierto- pertenece a lo que queda de la corriente alemanista.

(6)

La funesta condición de violencia que se vive en Veracruz, en el sur de forma particular y en la mayor parte del territorio nacional tiene raíces multifactoriales.

Se deriva en parte del fracaso macroeconómico a lo largo de casi un siglo.

A su vez, éste surge de modelos fallidos, el último de ellos es el neoliberalismo pero el éxito de la sustitución de importaciones y el desarrollo con estabilidad –previos- fue parcial…

Obedeció tal éxito a circunstancias internacionales cambiantes, inestables y al no realizarse los ajustes necesarios en el país los modelos sustitución de importaciones y desarrollo con estabilidad dejaron de ser útiles.

Otro aspecto lo constituyen las fallas políticas.

La corrupción en primer lugar.

La ausencia democrática; el surgimiento de poderes al margen de los institucionales -a veces con demandas justas pero en múltiples ocasiones con métodos marginales a la ley- han estado presentes siempre.

(4)

Si en Acayucan podemos gritar: “No queremos ser otro Coatzacoalcos…”

En Coatzacoalcos pueden gritar: “No queremos ser otro Acayucan…”

Noticias relacionadas

Leave a Comment