Rúbrica; Nepotismo, intransitable, Por Aurelio Contreras Moreno

Compartir
Imprimir esta nota
“Nepotismo: La designación, otorgamiento de nombramiento o contratación que
realice un servidor público de personas con las que tenga lazos de parentesco por
consanguinidad hasta el cuarto grado, de afinidad hasta el segundo grado, o
vínculo de matrimonio o concubinato para que preste sus servicios en la misma
institución, dependencia o ente público en que éste labore”.
La definición citada es la que aparece en el artículo 4 del dictamen
correspondiente a la minuta con proyecto de Decreto por el que se expide la Ley
Federal de Austeridad Republicana, aprobado el pasado 2 de julio en la Cámara
de Senadores y que seguramente será ratificado en sus términos por los
diputados federales.
Esta es una de las conductas que han sido ampliamente censuradas en el
“evangelio” oficial de la llamada “cuarta transformación”. Incluso, durante su
“informe” del lunes pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró en
su arenga que “están prohibidos el nepotismo, el amiguismo, el influyentismo y
cualquier otra práctica del antiguo régimen”.
Empero, quienes parece que no lo escucharon o hacen como que les afecta una
repentina y conveniente sordera son las autoridades del gobierno de Veracruz,
quienes a pesar de haber sido exhibidas -con documentos en mano- incurriendo
en esta práctica, simplemente apuestan al olvido e incluso, al total y más cínico
“valemadrismo”.
No puede interpretarse de otra manera el hecho de que luego de que se
exhibieran los documentos oficiales que establecen una conexión sanguínea
directa entre el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y el subsecretario de
Finanzas y Administración Eleazar Guerrero Pérez –quienes serían ambos nietos
de Manuela Durán-, hayan optado por hacerse de la vista gorda, en lo que la
contralora Leslie Garibo Puga vuelve a “investigar” su parentesco, buscando una
salida legal para justificar la inclusión del segundo en el gobierno de su primo
hermano.
De hecho, ya han esbozado una: que el nepotismo no está tipificado como un
delito en la legislación local, que ni siquiera lo considera una falta administrativa.
Lo cual constituiría un argumento legaloide que no podría cubrir ni la
incongruencia ni la corrupción que lleva implícitas.
Sin embargo, la Ley de Responsabilidades Administrativas para el Estado de
Veracruz sí contempla el conflicto de interés, que es tipificado como “la posible
afectación del desempeño imparcial y objetivo de las funciones de los servidores
públicos en razón de intereses personales, familiares o de negocios”.
Como resulta evidente, sería el caso de Cuitláhuac García y Eleazar Guerrero, así
como el de muchos otros “influyentes” integrantes de su círculo compacto, que
tienen cargos en el gabinete o bien trafican influencias para colocar familiares en
posiciones estratégicas, como la diputada federal de Morena Dorheny García

Cayetano, quien presume ser casi casi la conciencia del gobernador y hace y
deshace en su administración.
Pero con lo que quizá no contaban los “honrados” funcionarios de la “4T”
veracruzana es que en la Ley de Austeridad Republicana impulsada por López
Obrador quedó expresamente prohibido el nepotismo.
En el artículo 21 numeral V de este ordenamiento, correspondiente al título tercero
“Del comportamiento austero y probo de los servidores públicos”, se establece
muy claramente que los servidores públicos “tienen prohibido utilizar las
atribuciones, facultades o influencia que tengan por razón de su empleo, cargo o
comisión, para que de manera directa o indirecta designen, nombren o
intervengan para que se contrate como personal de confianza, de estructura, de
base o por honorarios en el servicio público a personas con las que tenga lazos de
parentesco por consanguinidad hasta el cuarto grado, de afinidad hasta el
segundo grado, o vínculo de matrimonio o concubinato”.
Si bien se trata de una ley federal, ¿cómo van a conciliar lo que es parte
fundamental del discurso presidencial con lo que están haciendo en el gobierno de
Veracruz, plagado de parientes de?
El primo incómodo se tendría que haber ido ya. ¿Cuál será el compromiso o la
función que realmente desempeña, como para preferir hundirse en el descrédito?
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Compartir

Noticias relacionadas

Leave a Comment