Rúbrica; El paredón de la intolerancia, Por Aurelio Contreras Moreno

Compartir
Imprimir esta nota
La total intolerancia del presidente Andrés Manuel López Obrador a la crítica y el
disenso sobre sus decisiones y posturas es, amén de conocido, proverbial
respecto de su manera de hacer política.
Pero cuando dicha crítica y disenso provienen de los medios de comunicación y
los periodistas, la intransigencia se convierte en odio, el cual ha sido transformado
en una suerte de herramienta para su estrategia de contención a través de las
redes sociales. Lo hizo durante la campaña electoral y lo ha intensificado desde
que asumió el poder hace poco más de cien días.
Las conferencias de prensa matutinas del Presidente de México se han convertido
en un paredón de fusilamiento para los reporteros que acuden y no son
condescendientes con López Obrador. Sus intervenciones son de inmediato
ridiculizadas por el propio mandatario y luego por sus legiones en redes sociales,
que actúan coordinadamente en lo que pareciera ser una muy bien orquestada
campaña de denuestos a través de una narrativa que incita al repudio a la prensa.
Lo anterior se desprende de un muy interesante estudio sobre las tendencias de la
discusión pública en redes –particularmente Twitter- en los primeros 100 días del
gobierno lopezobradorista, denominado “Democracia, Libertad de Expresión y
Esfera Digital. Análisis de Tendencia y Topologías en Twitter. El caso de la
#RedAMLOVE”,  elaborado por Signa_Lab, el laboratorio de investigación del
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en donde se
registra, con base en un minucioso análisis de datos, la evidencia de lo que tiene
todos los visos de ser una estrategia política bien coordinada.
“Seguidores en Twitter del presidente Andrés Manuel López Obrador, han lanzado
diversos ataques y campañas de ridiculización a periodistas, medios de
comunicación y usuarios con una postura crítica hacia las acciones del
mandatario. Ejemplo de ello han sido tendencias como #PrensaFifi o #Chayoteros,
que abiertamente convocan a unirse a usuarios que quieran defender, atacando, a
quienes critican al presidente. Ambos hashtags han sido usados en diferentes
coyunturas, sin embargo durante enero y febrero de 2019 se convirtieron varias
veces en tendencias que acapararon gran parte de la discusión online”, destaca el
estudio.
El análisis de los algoritmos desarrollado por Signa_Lab identificó 22 mil 971
cuentas, 63 mil 814 interacciones y 66 comunidades, en una “articulación de
usuarios que utilizaron los hashtags”, por lo cual “es posible afirmar que estas
etiquetas y estos conjuntos de usuarios son parte de la misma conversación”.
Pero no solo esta institución educativa ha dado cuenta de los ataques contra
medios y periodistas ocurridos en poco más de tres meses de “cuarta
transformación”. La Red de Periodistas de a Pie documentó 47 agresiones contra
la prensa en diferentes regiones de la República, incluyendo privación ilegal de la
libertad, campañas de desprestigio, demandas por daño moral, detenciones
arbitrarias, bloqueo informativo, robo de equipo, asesinatos, ataque a medios,

censura, agresión verbal, ataque cibernético, desacreditación, agresión física,
amenazas e intimidación.
De acuerdo con dicha estadística, el estado con el mayor número de agresiones
es Puebla, con siete. En ese sentido, Periodistas de a Pie manifestó en su cuenta
de Twitter que “es urgente que @lopezobrador_ marque una línea de trabajo para
garantizar la libertad de expresión y la defensa de derechos humanos”.
La organización Artículo 19 también documentó que estas narrativas tienen
resonancia a través del discurso de López Obrador, mismo que “puede legitimar e
incentivar ataques en contra de las y los periodistas en lo digital, en lo físico y
afecta la pluralidad del debate público”.
Sus conclusiones son contundentes: “estas agresiones son preocupantes puesto
que han tenido su origen en las interacciones de escenarios públicos dirigidos por
el jefe de Estado en persona y que son transmitidos en vivo por varios medios de
comunicación y por plataformas como Facebook. En estas conferencias se tratan
temas de máxima relevancia pública y por ello deberían existir plenas garantías de
libertad de expresión, respeto y protección a quienes ejercen la labor periodística a
fin de evitar cualquier efecto inhibidor. Sin embargo, es en esas mismas
conferencias en donde el jefe de Estado se ha referido a la prensa en términos
que violan su obligación de mantener un discurso favorable a la libertad de
expresión”.
Asimismo, Artículo 19 “exige al presidente Andrés Manuel López Obrador que
emita un mensaje público en el que rechace toda agresión contra periodistas que
pueda tener lugar durante la cobertura de cualquier evento público de la
Presidencia. El jefe de Estado debe reconocer de manera inequívoca la
importancia de una prensa libre en la democracia”.
Pero al lopezobradorismo lo que diga la prensa libre y las asociaciones civiles le
importa un cacahuate. ¡Al paredón con ellos!
Email: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras

Compartir

Noticias relacionadas

Leave a Comment