Rúbrica; Embarrados, Por Aurelio Contreras Moreno

Compartir
Imprimir esta nota

Acorralado, el presidente municipal de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, tuvo que aceptar la “ayuda” que le ofreció el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares para desactivar la crisis de recolección y disposición de la basura generada en la capital de Veracruz

Y la “salomónica” decisión fue ¡reabrir el relleno sanitario que el mismo gobierno estatal clausuró la semana pasada! Pareciera un tanto esquizofrénico, pero tiene una perversa lógica política, inserta en el estilo de quien el veterano comunicador institucional Raúl Torres Jiménez llamó el “bombero incendiario”, porque provoca incendios para luego apagarlos él mismo y hacerse el héroe.

Más allá de la perversidad de a quien le tiene sin cuidado poner en jaque a una ciudad entera con tal de someter a aquel que considera un adversario, el tema del manejo de la basura en Xalapa tiene una larga historia de corruptelas a su alrededor, que datan desde principios de la década pasada.

Fue siendo presidente municipal de Xalapa Reynaldo Escobar Pérez que la empresa Proactiva –en la que desde ese entonces se sospechaba que el también ex secretario de Gobierno fidelista y ex procurador duartista tendría intereses económicos- recibió del Ayuntamiento la primera concesión para brindar el servicio de disposición de residuos a la capital veracruzana. Y durante los años siguientes, en varias ocasiones, enfrentó señalamientos y denuncias por contaminar los mantos freáticos, los arroyos y los terrenos aledaños.

Todos los gobiernos municipales que se sucedieron estuvieron al tanto de las irregularidades en las que incurría la empresa concesionaria, a la cual se le acusaba de darle a los desechos no el tratamiento propio de un relleno sanitario, sino el de un simple basurero a cielo abierto, lo que tuvo como consecuencia la contaminación de toda esa zona.

Ningún alcalde hizo nada. Ni David Velasco Chedraui, ni Elizabeth Morales García ni Américo Zúñiga Martínez. Vaya, ni siquiera el hoy senador de Morena, Ricardo Ahued Bardahuil, quien ahora se rasga las vestiduras “lamentando” lo que pasa en Xalapa, aunque en su momento tuvo la posibilidad de actuar. Pero por el contrario, las acciones de todos los ediles fueron para favorecer a la empresa, a la que le construyeron infraestructura cuando que era su responsabilidad edificarla e instalarla.

El año pasado, el gobierno de Américo Zúñiga aprobó extenderle la concesión por otros 15 años a Proactiva, que en 2015 fue adquirida por el empresario Fernando Chico Pardo, un magnate que tiene negocios, entre otros, con socios como Carlos Slim Helú, lo que le ha permitido que tanto gobiernos como legislaturas sean laxos con irregularidades como las que se le achacan a Proactiva, y que no son exclusivas de su concesión en Xalapa. En el estado de Chiapas también enfrenta demandas y procesos judiciales por los mismos motivos.

Evidentemente, lo que hay de fondo en este caso es muchísimo dinero. Se estima que la ampliación de la concesión le significaría a Proactiva ganancias de más de

350 millones de pesos, lo que de inmediato levanta suspicacias sobre el monto…de los “moches”.

La basura es un negocio redondo. Por eso a sus beneficiarios no les preocupa salir embarrados.

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras

Compartir

Noticias relacionadas

Leave a Comment