UNAM pide respeto a autonomía de Universidad de Nicaragua

CIUDAD DE MÉXICO.- La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) expresó su profunda preocupación por las circunstancias por las que atraviesa el pueblo de Nicaragua y por la ocupación de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, en Managua, por fuerzas paramilitares.

En un mensaje, la UNAM hizo votos por el restablecimiento de la convivencia pacífica y el respeto a los derechos humanos en ese país centroamericano.

La máxima casa de estudios de México manifestó que con Nicaragua «nos une una amistad histórica» y se manifestó en favor de la pronta reapertura de la Universidad y del respeto a su autonomía.

EXIGEN MÉXICO Y 12 PAÍSES MÁS CESE DE VIOLENCIA EN NICARAGUA

México y los 12 países que firmaron la Declaración Especial sobre la situación en la República de Nicaragua, condenan los graves y reiterados hechos de violencia que se han dado en esa nación y que han dejado más de 300 muertos, aseveró el canciller Luis Videgaray Caso.

Los países firmantes de esta declaración especial condenamos los graves y reiterados hechos de violencia que se vienen produciendo en Nicaragua y que han provocado hasta la fecha la lamentable pérdida de más de 300 vidas humanas y centenares de heridos», indicó en su cuenta de Twitter @LVidegaray.

Ante la situación que se vive en esa nación, la declaración fue emitida la víspera por Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y República Oriental del Uruguay.

En ella expresan su preocupación por la violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales, y su más firme condena a los graves y reiterados hechos de violencia, la represión y violencia contra estudiantes y miembros de la sociedad civil, así como la tardanza en brindar asistencia médica urgente a los heridos.

Exigen el cese inmediato a los actos de violencia, intimidación y amenazas dirigidas a la sociedad nicaragüense, y el desmantelamiento de los grupos paramilitares.

Además, instan a reactivar el diálogo nacional en Nicaragua, dentro de un clima de respeto a las libertades fundamentales, que involucre a todas las partes para generar soluciones pacíficas y sostenibles a la situación que se vive en el país y el fortalecimiento de la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho en ese país.

Los 13 países firmantes apoyan a la Conferencia Episcopal de Nicaragua para que continúe sus trabajos en pro de la búsqueda y promoción de soluciones del conflicto y en el respeto de los derechos humanos de los nicaragüenses.

Noticias relacionadas

Deja tu comentario