Carlos Salcedo, el desarmador tricolor

Compartir
Imprimir esta nota
CIUDAD DE MÉXICO.- Antes de pasarla a Marco Fabián, en vía rápida, con destreza, aprieta los dientes y destapa la cerveza. Así en repetidas ocasiones. “Arriba la colonia Atlas y el Rosario, Tonalá, el barrio de donde soy yo, ¡woooo!”, grita Carlos Salcedo (Guadalajara, Jalisco, 1993), con el reggaetón de fondo, en los festejos del Eintracht Frankfurt tras ganar la Copa de Alemania.

Así es el ‘Titán, desinhibido entre amigos, frente a la cámara de su teléfono, pero ante las de televisión, en las entrevistas, parece otro. Acartonado, contesta las preguntas con tono plano, sin mucha intención y sin mostrar tantas emociones, apenas abriendo la boca. En el vestidor, por hacer lo contrario, casi queda fuera del conjunto alemán.

REBELDE

El técnico Niko Kovac lo marginó por “preocuparse más por él mismo que por el equipo”, después que Salcedo le reclamó su salida del terreno de juego frente a sus compañeros. En Alemania la disciplina es vital. La lección fue aprendida y el mexicano reclamó en la cancha.

La rebeldía lo sigue. El defensa tapatío pasó por fuerzas básicas de Chivas y Tigres. De ambas salió por indisciplina. Debutó con el Real Salt Lake de la MLS, pero después de un año la relación con el club se hizo áspera por una serie de publicaciones suyas en redes sociales. Le abrieron las puertas para emigrar al Copenhague de Dinamarca o el Brujas de Bélgica, pero José Manuel de la Torre lo convenció para ir al Guadalajara.

Mostró su capacidad de inmediato en la Liga MX y dejó claro por qué le apodaron ‘El Titán’: fortaleza física, capacidad para anticiparse, marca férrea, preciso en la barrida, difícil de superar en el uno a uno. Un desarmador. Pero su conducta, poco grata para el técnico Matías Almeyda, le indicó la salida del equipo, para su fortuna, a Europa con la Fiorentina de Italia.

Con el cuadro ‘Viola’ jugó como lateral con vocación ofensiva, justo el sector en el que encandiló a Juan Carlos Osorio para llamarlo a la Selección Mexicana.

SU HISTORIAL TRICOLOR

Salcedo fue llamado por Raúl Gutiérrez para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz en 2014. Participó en el torneo Preolímpico y los Juegos de Río 2016.

Miguel Herrera lo debutó en la selección mayor, en un amistoso contra Estados Unidos en 2015, pero a la salida del ‘Piojo’ fue Osorio quien le dio la confianza.

Jugó la Copa Confederaciones 2017, ahí las críticas surgieron por inestabilidad en el campo. En el segundo partido, contra Nueva Zelanda, Chris Wood lo desplazó con el brazo para mandarlo al suelo. Salcedo cayó mal y sufrió la lesión del ligamento de la articulación acromioclavicular del hombro izquierdo. Se perdió el resto del torneo y la pretemporada con el Frankfurt, al que recién llegaba.

El profesionalismo y empeño son irrefutables en Carlos Salcedo en lo estrictamente futbolístico. Un mes después de la lesión, el mexicano ya estaba entrenando con su club.

CAMBIO DE CHIP

Davide Astori fue compañero de Salcedo en la Fiorentina. La muerte del zaguero italiano sacudió al ‘Titán’ y lo hizo tener otra visión de la vida. Mateo Kovacic barrió al defensa azteca en el amistoso entre México y Croacia en febrero pasado. Al caer, Salcedo se quejó de dolor y salió del campo: misma lesión, mismo hombro. El recuerdo de Astori le dio fuerza.

Lo sucedido con él me hizo ver la vida de otra manera, apreciar cada uno de los instantes que vivo, bueno, malo o regular, trato de no reprocharme nada, no me tomo las cosas tan a pecho, la lesión dolió, pero al final esto no es nada, si llego al Mundial estaré muy contento, si no me quedan muchos años de carrera y no puedo arriesgar, puedo seguir jugando al futbol y eso es valioso; no es el caso de Astori”, dijo.

Como parte de la cirugía me pusieron una placa en medio de la clavícula, así que ya quedé mejor, ya quedé de hierro, lo peor que pasaría es que voy a pitar en los filtros de seguridad de los aeropuertos”, agregó con buen humor.

Salcedo volvió a las canchas en mayo, cerró la temporada como titular en el Frankfurt y ganó la Copa de Alemania. Ahora está listo para jugar con México el Mundial de Rusia 2018.

Se ha superado bastante. Siempre abierto al diálogo. La primera vez que le mencionamos que debería ver el futbol como marcador derecho parecía extraño, ahora vemos que esa es básicamente su posición, muy buen defensor y le encanta defender”, describió Juan Carlos Osorio al ‘Titán’.

“El Rebaño está aquí, es el primer escudo, el Rebaño”, dijo mientras señalaba su pecho, entre cervezas y reggaetón. El zaguero no olvidó sus orígenes, ni futbolísticos ni de vida, pese a que en algún momento se confesó americanista y se alejó de su familia por un supuesto fraude. La estabilidad no es un rasgo que sobresalga en Salcedo, al menos fuera de la cancha.

Compartir

Noticias relacionadas

Leave a Comment