‘La seducción torpe no es agresión’

Compartir

PARÍS.- Un colectivo de mujeres, entre ellas la ac­triz francesa Catherine Deneuve, publicó ayer una tribuna en Francia para “defender” la “liber­tad de importunar” de los hombres y oponerse a la “campaña de denuncias” surgida tras el escándalo Weinstein.

“La violación es un cri­men. Pero cortejar de for­ma insistente o torpe no es un delito, ni la galante­ría una agresión machis­ta”, escriben en el diario Le Monde un centenar de intérpretes, escritoras, in­vestigadoras y periodistas.

Y rechazan el “purita­nismo”, que según ellas se instaló tras las acusacio­nes de acoso y agresión sexual contra el produc­tor de cine estadunidense Harvey Weinstein.

Consideran “legítima” la “toma de conciencia sobre la violencia sexual ejercida contra las muje­res, sobre todo en el ám­bito profesional”. Pero, afirman, “esta liberación de la palabra se transfor­ma hoy en lo contrario: nos conminan a hablar como es debido, a hacer callar lo que enoja y quie­nes se niegan a plegarse ante semejantes directri­ces son vistas como trai­doras, ¡cómplices!”.

“Campaña de acusa­ciones”, “justicia expediti­va”… Ha habido hombres que han sido “sanciona­dos en el ejercicio de su profesión, obligados a di­mitir, cuando su único error fue haber tocado una rodilla, tratado de obtener un beso, hablar de cosas ‘íntimas’ durante una cena profesional, o haber en­viado mensajes de conno­tación sexual a una mujer que no sentía una atracción recíproca”, aseguran, hablan­do de una “ola purificadora”.

“Es la característica del pu­ritanismo tomar prestado, en nombre de un llamado bien general, los argumentos de la protección de las mujeres y su emancipación para vincular­las mejor a un estado de vícti­mas eternas, pobres pequeñas cosas bajo la influencia de de­moniacos falócratas”, dicen.

A raíz del escándalo Weinstein nació en Francia el movimiento #Balanceton­porc(#Delataatucerdo, equi­valente del inglés #MeToo) que incitó a miles de mujeres a denunciar abusos.

Sin embargo para este co­lectivo, “esta fiebre de enviar a los ‘cerdos’ al matadero, lejos de ayudar a las mujeres a ser autónomas, sirve en realidad a los intereses de los enemi­gos de la libertad sexual, a los extremistas religiosos, a los peores reaccionarios y a quie­nes estiman (…) que las muje­res son seres aparte, niños con una cara adulta, que reclaman ser protegidas”.

“En tanto que mujeres, no nos re­conocemos en este feminismo, que, más allá de denun­ciar los abusos de poder, encarna un odio a los hombres y a la sexualidad”, agregan.

El colectivo asegura defen­der “una libertad de importu­nar, indispensable a la libertad sexual”.

En marzo pasado, De­neuve, de 74 años, levan­tó una polémica al defender en televisión a Roman Po­lanski, acusado de haber vio­lado a una menor hace más de 40 años en Estados Uni­dos, al aseverar que el ci­neasta seguramente no sabía que la joven tenía 13 años.

“Siempre le han gustado las chicas jóvenes. Siempre he pensado que la palabra violación era excesiva”, dijo Deneuve en referencia a Polanski.

La carta, firmada por un centenar de mujeres, suscitó una reacción inmediata.

En un tuit, la exministra francesa de Derechos de las Mujeres, Laurence Rossig­nol, lamentó “esta extraña congoja de dejar de exis­tir sin la mirada y el deseo de los hombres. Y que conduce a muje­res inteligentes a escribir enormes tonterías”.

“Es una pena que nues­tra gran Catherine Deneu­ve se sume a este texto desolador”, tuiteó la exmi­nistra del Medio Ambiente, Segolène Royal.

Este texto es “una tribu­na para defender el derecho de agredir sexualmente a las mujeres (y para insultar a las feministas)”, denunció la fe­minista Caroline de Haas.

Compartir

Noticias relacionadas

Leave a Comment