Ronaldinho y compañía conquistan Querétaro

CIUDAD DE MÉXICO.- La picardía y la alegría de las Estrellas de América se impuso al orden y táctica de las Estrellas de Europa. Después de un empate a dos tantos, la tanda de penales arrojó como ganadores al equipo que comandó Ronaldinho en la cancha de La Corregidora.

Paolo Rossi, técnico de los europeos, citó a todos sus jugadores a las nueve de la mañana, en la Loma, instalaciones deportivas en Querétaro, para entrenar por dos horas. El ‘Capoccannoniere’ de España 1982 quería ganar el Partido por la Paz, que se jugó en el Estadio Corregidora. Empató en el tiempo regular a dos tantos, y el equipo del italiano cayó en la tanda de penales.

Rossi jugó su partido. El italiano le reclamó al árbitro el gol que le anuló a su equipo y movía las manos pidiendo orden a sus jugadores. En el medio tiempo mandó a calentar a los suplentes mientras él daba la charla técnica. Se enojó en el gol de Ronaldinho y corrió a hablar con su auxiliar técnico. Armó una lista de tiradores de penales y lamentó la derrota.

“No nos exijan mucho por favor. Mientras a nosotros nos pusieron a hacer entrevistas y jugar con los niños, los europeos se fueron a entrenar”, adelantó el emperador Claudio Suárez, que poco pudo hacer en el gol del portugués Fernando Meira, el 1-0 al minuto 25, poco antes de la primera pausa de rehidratación.

 

En el medio tiempo, la canción de México Lindo y Querido, y después más futbol. La salida del Pibe Valderrama y el reencuentro de Ronaldinho con su hermano Roberto, los aplausos para el portero Jorge Seré, factor para que las Estrellas de América ganaran en la tanda de penales, y Alberto García Aspe batallando en el mediocampo para frenar a un mejor preparado rival.

Parecía que Dinho salvaba la noche para las Estrellas de América, con un disparo de casi media cancha. El brasileño anotó y una vez más el estadio Corregidora coreó su nombre. La emoción la apagó el español Pachón, con el 2-1, que puso adelante de nuevo a las Estrellas de Europa.

Empató Gabriel, tras un pase de Ronaldinho, que salió entre aplausos de La Corregidora, y llegó la tanda de penales.

Ahí, falló Francisco Kikín Fonseca, pero las Estrellas de América se impusieron en los penales por 5-4, gracias a la actuación del uruguayo Jorge Seré, el campeón de la Copa Libertadores en 1988, que detuvo en dos ocasiones.

Related posts

Leave a Comment